Tema 7: Núcleos y vías de la medula espinal

El tacto, presión y propiocepcion van mediante fibras de la medula espinal hasta llegar al centro superior. Los dos haces son el haz delgado y cuneiforme. Siguen la vía columna dorsal lemnisco medial. El circuito se compone de tres neuronas. Parten del receptor somatosensorial que llega a la medula espinal, el soma se encuentra en los ganglios espinales o raquídeos. El axon entra en la medula espinal por las raíces dorsales, concretamente por el centro de la raíz. Una vez en la medula espinal se ramifica estableciéndose conexión con interneuronas que disparan los reflejos, pero esta derivación se incorpora rápidamente a los cordones delgados y cuneiformes ascendiendo por la medula espinal hasta llegar a una región del bulbo raquídeo que conecta con las neuronas sensoriales secundarias que esta localizada en los núcleos cuneiformes y delgados. A nivel del bulbo raquídeo se produce una decusacion ascendiendo hasta el tálamo donde esta la tercera neurona que emite su axon a las cortezas cerebrales. Las fibras de la medula espinal que forman la vía dorsal lemnismco medial entran todas por la región central de la raíz dorsal y siguen formando el fascículo Lissauer hasta llegar al asta dorsal. Las primeras fibras forman parte del haz delgado que lleva la información referente a las extremidades  posteriores y a medida que seguimos se incorpora al cuneiforme que lleva información del tronco y extremidades superiores.

La percepción del dolor y temperatura van por tres sistemas o haces que son fascicular incorporándose por el haz interfascicular ascendiendo por la medula espinal que es el haz espinotalamico. Las neuronas del haz espinotalamico son neuronas secundarias. Hay dos grupos de transmisión del dolor: vía espinotalamica que es la principal o también denominada neoespinotalamica que transmite el dolor rápido mediante fibras mielinizadas y el sistema paleoespinotalamico o espinorreticulotalamico que transmite el dolor lento por fibras delgadas amielinicas que se diferencia en que sus fibras hacen relevo en el sistema nervioso central, concretamente en el troncoencefalo. Es responsable de la angustia que produce el dolor y despertar cuando nos duele.

Esta entrada fue publicada en Neurobiología y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *