Tema 7: Núcleos y vías de la medula espinal

Los movimientos voluntarios de la medula espinal se hacen mediante la vía piramidal. Se compone de una neurona  presente en la corteza motora de las cortezas cerebrales  donde están las células denominadas piramidal de Betz que emite fibras que abandonan la corteza llegando al troncoencefalo donde hay una decusacion  en el bulbo raquídeo descendiendo posteriormente por la medula espinal para llegar a las motoneuronas α que es la secundaria que emite su axon por las raíces ventrales y llega a fibras estrausales que están en el músculo. En la especie humana hay un millón de células piramidales que la mayoría están mielinizadas, son pequeñas con un diámetro de 1 a 4μ. Hay unas pocas que son más gruesas que llegan a los 14μ. Unas cuarenta mil son mayores llegando incluso a 20μ. De las cortezas parten hasta llegar a la medula espinal por las raíces ventrales que llegan a la piramidal bulbar.  En el bulbo raquídeo, el 80% de las fibras cambian de lado pasando a posición lateral contraria formada por el fascículo corticospinal lateral. El esto no se cruzan y se incorporan al fascículo corticospinal ventral. Estas fibras terminan en la región superior de la medula espinal y al terminar cruzan haciendo conexión con el lado contrario. El resultado final es la incidencia sobre las motoneuronas α que reciben tres tipos de aferencias que son aferencias desde las interneuronas espinales que son la mayoría, aferencia sensoriales desde el huso muscular que modula la actividad y aferencia desde centros superiores como el cerebelo y el núcleo rojo del mesencefalo. Estas fibras son las cerebeloespinales y rubroespinales. Al final se reduce a un fenómeno integrado decidiendo la motoneuronas so produce la contracción. Las aferencias pueden ser indirectas la mayoría y el 5% de forma directa.

En el bulbo raquideo, el 80% cambian de lado pasando a una posición lateral contraria formando el fascículo cortico espinal lateral. El resto no se cruzan y se incorporan al fascículo corticospinal ventral. Estas fibras son una innovación dentro de la filogenia apareciendo solo en primates. Estas fibras terminan en regiones superiores de la medula espinal y al terminar cruzan haciendo conexión con el lado contrario.

El resultado final es la incidencia sobre las motoneuronas α que reciben tres tipos de aferencias que son aferencias desde las interneuronas espinales que son las mayoría, aferencias sensoriales desde el huso muscular que modifica la actividad y aferencias desde centros superiores como el cerebelo y el núcleo rojo del mesencefalo. Estas fibras son las cerebeloespinales y rubroespinales. Al final se reducen a un fenómeno integrativo decidiendo las motoneuronas si produce la contracción. Las aferencias pueden ser indirectas que son la mayoría y un 5% de forma directa.

Esta entrada fue publicada en Neurobiología y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *