Tema 9: El cerebelo VIII

En el microcircuito de las fibras trepadoras se originan en el complejo olivar bulbar contralateral. Entran en el cerebelo por el pedúnculo cerebeloso inferior. Dan colaterales a los núcleos del cerebelo y continúan hasta la corteza. Penetran en bajo número de colaterales y separados en el plano sagital. Se adhiere a las células de Purkinje trepando por las ramas de su árbol dendrítico. Hace cientos de sinapsis sucesivas sobre toda la estructura dendrítica. Dejan libres las espinas por donde contactan con las fibras paralelas. Acción excitadora muy intensa sobre las células de Purkinje, obligando a la célula a que se dispare. Parece ser que las células olivares están eléctricamente conectadas entre sí y están sujetas a una modulación inhibitoria proveniente de los núcleos del cerebelo. Si se excitan simultáneamente el cerebelo a través de la fibra trepadora y musgosa modifica la sinapsis quedando como memoria. Ejemplo: alumno que le preguntan en clase: Información (fibras paralelas) y tensión emocional (fibras trepadoras).

Fase de Retardo: Establecemos una hipotética secuencia temporal del funcionamiento del cerebelo partiendo de la situación ideal del cerebelo parado. Una fibra musgosa establece conexión con el núcleo dentado y con el glomérulo cerebeloso (tiempo1). La neurona del núcleo dentado excitada envía potenciales de acción hacia la ME. Las células de los granos en un tiempo2 excitan a las células de Purkinje. Las células de Purkinje inhiben a las células del núcleo dentado en un tiempo3.

Fase de Integración: Las fibras paralelas, mientras que las células de Purkinje son excitadas en un tiempo 2, conectan con las células estrelladas y en cesto que van a inhibir a las células de Purkinje en un tiempo 3.

Lo normal para el funcionamiento del cerebelo es el control de la excitabilidad de las células del núcleo dentado, estableciéndose en la corteza un retardo que inhibe las células del núcleo dentado así como un circuito interno para volver a activarlas

De esta forma se controlan los movimientos integrándolos con la información procedente del cerebro y no depende únicamente de un acto reflejo.

La estructura y funcionamiento de la corteza cerebelosa hace que pueda considerarse al cerebelo como el órgano responsable de la coordinación espacial y temporal de los movimientos

Coordinación temporal: fase de retardo y posterior integración en espera de otras señales. Coordinación espacial: las fibras paralelas no presentan una disposición al azar, sino que van desde el centro hacia la periferia. A su vez, en los laterales se reciben conexiones desde otras zonas y van hacia el centro. Distribución somatotópica . Se consigue una información espacial de los estímulos. Toda las funciones del cerebelo se ha conocido en cultivo de rodajas del cerebelo colocando electrodos para medir los potenciales de membrana.

Esta entrada fue publicada en Neurobiología y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *