Tema 10: El telencefalo. III

Los lóbulos cerebrales son grandes áreas de superficie cerebral que están limitadas por surcos o cisuras. Su delimitación nos sirve para realizar una ubicación primaria de las áreas corticales y de las funciones que dependen de ellas. Se divide en:

  • Lóbulo fontal: Está situado en la parte anterior del hemisferio, rostralmente al surco central y encima de la cisura de Silvio. En la cara inferior hay un surco recto que alberga al bulbo olfatorio. La mayor superficie es visible en la cara externa del hemisferio. En su superficie externa se distinguen 3 surcos más: el surco precentral (vertical) y los surcos frontales superior e inferior (horizontales). Las circunvoluciones limitadas por estos surcos son: precentral y frontal superior, media e inferior. Gran parte de su corteza está especializada en el control motor. La circunvolución frontal inferior del hemisferio se corresponde con la llamada área motora del lenguaje de Broca (lesiones en esta área producen una imposibilidad de articulación de las palabras o afasia motora). En el hemisferio derecho el área de Broca se relaciona con la producción de aspectos rítmicos y musicales del lenguaje (lesiones en esta área producen aprosodia motora; no transmite sensaciones mediante entonación). La cara inferior u orbitaria del lóbulo frontal descansa sobre la fosa anterior de la base craneal. Esta cara presenta el surco recto paralelo a la cisura interhemisférica y aloja al bulbo olfatorio.
  • Lóbulo parietal: Situado detrás del frontal, encima de la cisura de Silvio y queda comprendido entre el surco central y las muescas pariooccipitales superior e inferior. Dos surcos: el postcentral y el intraparietal que dividen al lóbulo en tres circunvoluciones: postcentral y parietal superior e inferior. En la circunvolucion parietal inferior del hemisferio izquierdo están las circunvoluciones supramarginal y angular, una región con funciones complejas, entre ellas la compresión del lenguaje. Se le denomina área de Wernicke y su lesión provoca afasia de compresión. En el hemisferio derecho el área de Wernicke nos proporciona la comprensión de la tonalidad emocional del lenguaje (lesión produce aprosodia comprensiva).
  • Lóbulo occipital: Detrás de los anteriores y de la cisura de Silvio. Delimitado por la cisura parietooccipital interna y por las muesca parietoccipitales superior e inferior. Presenta la cisura calcarina, alrededor y dentro de la misma se localiza el cortex visual primario. Su cara inferior es oblicua y se apoya sobre la superficie superior de la tienda del cerebelo (tabique de duramadre).

 

  • Lóbulo temporal: Por debajo de la cisura de Silvio y por delante del lóbulo occipital y debajo de los lóbulo frontal y parietal. Presenta tres surcos longitudinales (temporal superior, medio e inferior) que delimitan las circunvoluciones temporales superior media e inferior y la occitotemporal. En la circunvolución temporal superior se encuentra el área auditiva primaria, en la parte de la circunvolución que se adentra en la profundidad de la cisura de Silvio.
  • Lóbulo limbico: Formación en anillo que aparece en la cara inter-hemisferica. Dentro del límite circular constituido por el surco paracalloso, la cisura colateral y el surco entorrinal. Su parte anterosuperior constituye la circunvolución del cingulo que se continua con la circunvolución lingual y ésta se continua junto al lóbulo temporal con una serie de estructuras que conocemos como formación hipocampica. Dentro del lóbulo límbico tenemos: fimbria del hipocampo, giro dentado y circunvolución parahipocampica.
Esta entrada fue publicada en Neurobiología y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *