Tema 9: Los receptores.III


La clasificación en base a la naturaleza del estimulo comprende los siguientes tipos:
* Mecanorreceptores: sensibles  a energía mecánica. Podemos encontrarlos que sean cutáneos que son los que están en la piel y captan el tacto, liberación y presión, y los mecanorreceptores profundos que están en el interior del cuerpo y son los que captan la sensibilidad del músculo y tendinosa. Se denominan propioceptores I. en los internos tenemos células ciliadas del aparato vestibular, estos son los propioceptores II. Los propioceptores son los músculos y tendones. Además tenemos receptores mecánicos en las vísceras, concentrándose en el intestino u los barorreceptores que son los que detectan la presión arterial.
* Quimiorreceptores: son sensibles a estímulos producidos por cambios químicos. Aparecen en el epitelio olfativo donde tenemos el olfato y el botón gustativo. En el sistema gastrointestinal también controla el pH… los osmorreceptores detectan la osmosis.
* Termorreceptores: sensibles a la temperatura.
* Fotorreceptores: sensible a la luz.
* Nocirreceptores o nociceptores:responden a la sensación de dolor. Se recibe un estimulo mecánico, térmico o químico elevado.
* Electrorreceptores: captan el estimulo eléctrico. Lo tienen los peces y la mayoría de los escualos.
Atendiendo a la procedencia se dividen en exterorrecetores e interorreceptores. Los exterorreceptores reciben información de estímulos externos que son de información que no presentan contacto (en la vista los conos y bastones).
Los interorreceptores captan información del interior con los propioceptores I que están en el músculo estriado, en los propioceptores se genera el estimulo en el interior. El propioceptor I nos mantiene erguido y recto.
Nos llega nuestro estimulo que recae sobre la membrana plasmática de la célula. Se genera un potencial que es el potencial generador que es un potencial lento y graduado. En base al potencial genera el proceso primario o proceso secundario que dependen del tipo de receptor.
Esta entrada fue publicada en animal, fisiologia, fisiologia animal, receptores. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *