Tema 17: Control superior de la motilidad refleja.I

Generamos la respuesta en el troncoencefalo, el cerebelo y en los ganglios basales que son los ganglios que se enroscan en el hipotálamo.
El tallo cerebral  o troncoencefalo es una prolongación de la medula espinal, que asciende a la cavidad craneal. Contiene núcleos sensitivos y motores para la cara y la cabeza los cuales generan reflejos. Es la medula espinal de la cabeza.
Además controla a la respiración, el aparato cardiovascular, el funcionamiento digestivo, muchos movimientos  estereotipados del cuerpo (reflejos), controla el equilibrio frente a la gravedad y los movimientos oculares. Finalmente, el troncoencefalo actúa como estación de reflejos para señales de mando procedentes de centros superiores. El troncoencefalo tiene diferentes masas o núcleos  nervionales: núcleos vestibulares y núcleos reticulares. Estos núcleos reticulares se dividen en reticulares porfino y núcleos reticulares bulbares. Entre ambos están los núcleos vestibulares. El sistema reticular pontino es un sistema excitador y transmite las señales excitadoras en sentido descendiente hacia la medula espinal a través de fascículos reticulares espinal Pontigo que es la sustancia blanca. Termina en motoneruonas anteriores mediales. Con este sistema, se excitan músculos axilares (en la columna vertebral y en las extensiones de las piernas) sosteniéndonos ante la gravedad.
El sistema reticular bulbar es el antagónico del reticular portino. Es un sistema inhibidor y transmite señales inhibitorias en sentido descendiente hacia la medula a través del fascículo espinal bulbar. Termina en motoneruonas anteriores medulares. Inhibe músculos axilares  (de la columna vertebral y extensiones de las piernas). Son músculos antigravitatorios. Estos núcleos reticulares bulbares reciben a traes de nervios aferentes: el fascículo cortocospinal, el fascículo ruboespinal y atraviesa.

Esta entrada fue publicada en apuntes, biologia, fisiologia, fisiologia animal, medula espinal, neurologia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *